Aventuras en bicicleta

Vuelta de Camboya

Por Gerardo Colman Lerner.

SÍNTESIS: Vuelta de Camboya, 1500 km. en nuestras nuevas bicis plegables  rodado 20 de Bike Friday, modelo “New World Tourist”, pasando por Angkor Wat y disfrutando de un país muy pobre con gente de inmensos corazones.

 

Recorrido

Bangkok (Tailandia), Camboya por Aranyaprathet, Siam Reap, Battambang, Phnom Penh, Kampong Som (Sihanoukville), Koh Kong.

Distancia

1500 km.  en bicicleta, 250 km. en bote, 700 km. en pick up.

 

Puntos sobresalientes

del trayecto

 Angkor Wat, Phnom Penh, Kampong Som (Sihanoukville)

Fecha

31 de diciembre de 2006 a 4 de febrero de 2007

Bicicleta

New World Tourist de Bike Friday, la mía con cambios Rohloff (estos no los cambio por nada del mundo, no tengo acciones en la compañía).

Participantes

Gerardo y Anette Colman Lerner

 

Nuestro viaje comenzó el 31 de diciembre de  2006 con destino a Bangkok, donde llegamos el 1 de enero de 2007 sin haber festejado nada en el avión.  Ya al arribar a nuestro hostel tuvimos el primer percance: la gente no quería que pusiéramos la bici en la habitación (estaban en cajas y tenía que armarlas) y quería que las pusiera en un patio muy abierto. Así que con todo a la calle a buscar taxi y nuevo hotel. Al día siguiente, 2 de enero, nos dirigimos a la estación de tren para ir a la frontera con Camboya, a Aranyaprathet. Al llegar un hombre se acercó y nos ofreció llevarnos en pick up, por supuesto por dinero, pero luego de negociar llegamos a un precio razonable y cargamos las bicis y luego de 2 horas estábamos en nuestro destino.

A la mañana siguiente cruzamos la frontera, y luego de hacer la visa y todos los tramites burocráticos comenzamos la travesía con destino a Sisophon, a 58 km.  La carretera un desastre de ripio, arena, pozos gigantes como cráteres y una tierra rojiza que cuando los autos y camiones pasaban no se podía ver mas de 20 metros. Luego de unas seis horas llegamos a nuestro destino, donde por suerte había un hostel para dormir. Al día siguiente, levantándonos tempranito para evitar un poco el sol radiante salimos con destino a Kralanh, a 60km., y por desgracia el camino no cambió en absoluto, así que había que seguir momificándose para no tragar tanto polvo. Después nuestro trayecto nos llevó a Siam Reap, otros 60 km. de los cuales los últimos 25 fueron asfaltados, así que pudimos disfrutar más el paisaje al no tener que concentrarse en esquivar los cráteres.

En Siam Reap estuvimos cuatro días, un poco descansando y visitando las tan famosas ruinas y templos de Angkor Wat, que no hay que perderse si andan por estos lados. Luego de 4 días de relax y cultura decidimos seguir nuestro trayecto y esta vez nos dirigimos a Battambang, pero como había que volver por la misma ruta un poco lo hicimos por río en un barquito. Fue espectacular, tardamos nueve horas en hacer unos 250 km. ya que es la época de sequía y no había mucha agua en el río, pero los paisajes que vimos eran alucinantes, me era imposible despegar mi dedo del disparador de la cámara. De Battambang nos dirigimos a Phnom Penh la capital, unos 320 km. parando para dormir en Pursat, a 99 km. y en Kampong Chnang. A medida que nos íbamos acercando a la capital el trafico se hacia más pesado, pero en este trayecto la carretera fue de un asfalto fino sin inconveniente alguno. Phnom Penh no es una típica capital, tranquila en comparación con Bangkok o Buenos Aires. Aquí descansamos unos días y visitamos el museo del genocidio “Tuol Sleng”. Esto era una escuela que los khmeres rojos (que tomaron el poder en Camboya cerca de 1970 y estuvieron hasta 1978,  exterminando en ese tiempo 2 millones de habitantes, un tercio de la población) habían transformado en una prisión donde los guardias eran niños que transformaban en monstruos, aquí torturaban y mataban a todo aquel que podía ser un enemigo del régimen..  También es obligatorio visitar “killings fields”, está como a 15 km. de la capital y es el lugar donde transportaban a los sobrevivientes de la prisión y los ejecutaban, hay un monumento como una especie de pirámide donde en el interior se encuentran cráneos y huesos humanos. También en este lugar se pueden ver las fosas comunes, muchas todavía sin exhumar.

De Phnom Pehn nos dirigimos a  Kampong Som (Sihanoukville) haciendo escala para dormir en Takeo, a 81 km. y en Kampot, a 106. Acá en esta ciudad conocimos a un francés, Bernard, un vagabundo de verdad que se había comprado una bici en Vietnam con 10 cambios y andaba viajando con tan solo 6 kg. de equipaje (una envidia, yo tenia 25, de los cuales 8 de equipo fotográfico). La ruta es bastante buena pero los últimos 15 km. antes de llegar a  Kampong Som  hay muchas elevaciones bastantes empinadas. Al subir en algunas me colgué de los camiones cargados que no iban a más de 8 km/h. y, por supuesto, al bajar los superaba a casi 70. Kampong Som es una ciudad turística al lado del mar, así que acá nos quedamos para descansar en la playita siete días.

Luego de nuestra recuperación zarpamos con destino a Sre Ambel (104 km.). La ruta al principio fue de asfalto y los últimos 20 km.  ripio y tierra y muchas subidas. De acá nuestro próximo destino seria Koh Kong. 143 km. de los cuales no poseía información, solamente la que me había dado el francés que los había hecho en bus y me dijo que no lo iba a poder hacer en un día (pensé envidioso porque él todavía no lo hizo). La noche anterior en el pueblo que se encontraba a unos 8 km. de la carretera principal, con suerte encontré a alguien que hablaba un poquito de ingles y me hizo un planito de como acortar camino para llegar a un río donde se cruza un ferry y se  retoma la carretera.

Al día siguiente salimos bien temprano, cinco y media de la mañana, y ya comenzaron los primeros problemas, no se veía absolutamente nada, yo tenia mi lámpara en la cabeza pero el camino era tan malo que era imposible andar en bici, y todo se complicó más cuando de todos los rincones nos atacaban perros. Mi mujer se moría de miedo y yo gritando y tirando piedras para todos lados. Al final luego de mas de una hora y ya aclarando llegamos al lugar del ferry, que tardó una hora en venir. Así que realmente comenzamos a andar a las siete y media, el camino un desastre, el peor de todos de Camboya, todo el tiempo subidas y subidas y como era ripio, arena y cráteres al bajar no superabas los 7 km/h y cada tanto nos enterrábamos en la arena. El calor era insoportable, unos 48º casi, no había sombra en ningún lugar y pocos lugares para abastecerse de víveres y agua. Cómo me acordé del francés, y encima cuatro ríos para cruzar sin puente, lo que significaba esperar el ferry o organizar un bote para cruzar sin pérdida de tiempo. Nos movíamos muy despacio, las camisetas estaban blancas y duras por la sal que perdíamos. Cincuenta km. antes de nuestro destino mi mujer estaba agotada y no creí que llegáramos antes de que obscureciera,   así que paré una pick up y nos llevó a Koh Kong. Lo peor de todo fue que cada vez el camino se hacía peor, hasta difícil en 4x4. Luego de descansar un día, nos dirigimos a Trat en Thailandia, donde 40 km. antes de llegar nos quedamos cuatro días en la playa. De Trat a Bangkok fuimos en pick up.

Para concluir, este viaje me gustó muchísimo y hasta ahora de lo que conozco de Asia, Camboya fue el país que más me llegó al corazón. También en cada viaje aprendo a que en el próximo llevaré menos equipaje. 

 

P/D:  para más información sobre el autor y sus viajes, consultar  www.colmanlerner-photography.com  y  http://www.der-radladen-mannheim.de/

 

 

Por las polvorientas y duras rutas de Camboya..

 

La Bike Friday New World Tourist.

 

Camboyanos.

 

En Angkor Wat.

 

Otra imagen de Angkor Wat.

 

Angkor Wat.

 

Mapa del recorrido.