Aventuras en bicicleta

Primera expedición en Mountain Bike al avión de los uruguayos

Por Fabián Ezquerro fezquerro2000@yahoo.com.ar 

SÍNTESIS: : Impresionante trepada hasta el avión ,con razón nadie había llegado en bicicleta. Durísimo en todos los aspectos, una travesía con todos los condimentos ,pedalear sobre piedras, arena ,cruzar 12 ríos en total usando sogas, cargar las bicis al hombro durante 4 horas, y unos descensos que ponen a prueba tu mejor técnica para lograrlos

 

Recorrido

: Mendoza –Hotel abandonado Termas del Sosneado (Auto) 400 Km
Hotel abandonado Termas del Sosneado al Avión de los Uruguayos

Distancia

27 Km de ida aproximadamente se necesita 1 día y medio para llegar al avión siempre que no tengas ningún contratiempo (cruces de ríos o temporales) y 1 día para bajar

 

Puntos sobresalientes

del trayecto

Cruzar 12 ríos en total muy caudalosos y torrentosos (cuerdas). Senderos siempre con piedras y arena,. De ida se puede pedalear un 50% y de vuelta casi un 80%si tenés muy buena técnica de descenso y sobre todo para andar sobre piedra y arena,.La ultima trepada al avión son tres horas con las bicis al hombro por senderos de cornisas (abstenerse personas con vértigo) , el descenso es muy exigente la primera parte luego se puede pedalear mas tranquilo.

Fecha

28 de febrero al 3 de marzo de 2008

Participantes y bicicletas TEAM LOS ANDES
Fabián Ezquerro (Trek 6500), Hugo Garbuio (Giant),
Claudio Dominguez (Trek 8000) y
Daniel Racca (Zenith )

 

Todo comenzó con una expedición al Paso Las Damas (Las Leñas –Malargue) donde en vez de regresar a las Leñas nos dirigiríamos hacia el avión, teníamos que cruzar dos grandes montañas que separaban el paso con el valle de las Lagrimas, pero nos agarró un temporal y tuvimos que regresar. A pesar de haber logrado llegar hasta el paso Las Damas sentíamos que lo mejor del viaje no lo habíamos logrado, así fue que una vez en Mendoza empezamos a preparar el viaje al avión pero esta vez por la ruta tradicional.

 

Lo primero que teníamos que resolver era si contrataríamos caballos, ya que hay que cruzar 12 ríos en total (6 de ida y 6 de vuelta) el Caudaloso Atuel, y los torrentosos Rosado, Barroso, dos veces Las Lagrimas y otro que no recordamos, y lo segundo llevar la mínima cantidad de peso posible ya sea comida o ropa, pues sabíamos que deberíamos caminar o cargar las bicis bastante tiempo.
Resolvimos cruzarlos por nuestra cuenta, utilizaríamos cuerdas, para darle más valor a la expedición, y con la comida y ropas lo justo y necesario.


Partimos de Mendoza el jueves 28 de Febrero de 2008 a la tarde hacia el Sosneado donde llegamos como a las 12 de la noche, desde allí 70 Km de camino de tierra costeando el río Atuel hasta el Hotel abandonado Termas del Sosneado, donde llegamos como a las 2 de la mañana, acampamos dentro del hotel, hicimos un asadito, y a dormir que nos esperaba lo mejor.


Nos levantamos temprano el viernes 29 de Febrero para poder cruzar el río Atuel antes de que creciera, pedaleamos hasta el refugio Soler de Gendarmería, donde encontramos otras expediciones que estaban por partir, dónde nos invitaron a dejar las bicis allí y fuéramos con ellos caminando ya que decían que era imposible que fuéramos con las bicis, cosa que no accedimos ya que ni siquiera habíamos empezado.


Salimos con retraso ya que Hugo y Claudio fueron hasta el auto a buscar la placa que dejaríamos en el lugar del accidente, salimos hacia el río y al llegar parecía tranquilo nuestro tester de profundidad Claudio , sin pensar demasiado, se puso la bici al hombro y empezó a cruzar , hasta la mitad del río le llegaba el agua a la cintura, por lo cual iba perfecto, faltando unos 5 mts para terminar de cruzar ,el agua se fue hasta el pecho y al próximo paso solo se le veía la cabeza y el agua llevándoselo pataleo un poco y pudo salir mas adelante, lo siguió Hugo donde corrió con la misma suerte , Daniel y Yo los lisiados del grupo decidimos ir un poco mas arriba ya que con mi pierna mas corta y Daniel operado de cadera nos sería más difícil cruzar por ahí, intentamos más arriba y gracias a la ayuda de Hugo y Claudio se nos hizo más fácil. Luego nos percatamos que habíamos mojado todo (ropa, comida, bolsa de dormir y cámaras digitales) habíamos hecho bingo de entrada pero estábamos en camino y todo estaba por verse.


Pedaleamos toda la margen del rio hasta que la senda sube un gran cerro para luego adentrarse en el valle, toda esta parte la hicimos con la bici al costado hasta que una vez arriba se nivelo y pudimos volver a pedalear, con intermitencias de piedras en la senda imposible de encarar , luego llegamos al segundo rio (El rosado) , torrentoso pero angosto , el cual cruzamos sin mucha dificultad, pudimos seguir pedaleando hasta un descenso muy peligroso que baja hasta el arroyo el Barroso que seria el mas peligroso de cruzar, ya que a esa hora venia muy crecido. Volvimos a mandar a nuestro tester al agua y a pesar del gran esfuerzo que hizo el agua lo arrastro y tuvimos que sacarlo rio abajo gracias a la soga con la cual lo habíamos amarrado. Decidimos acampar cerca del rio para intentarlo en la mañana temprano, paso una expedición a caballo la cual no nos quiso cruzar el rio y luego otra expedición de trekking que no nos dijo que había otro camino alternativo en el cual no hubiéramos perdido tanto tiempo.


Al otro día temprano Sábado 1 de Marzo, lo pudimos cruzar sin problemas usando sogas, nos poníamos uno de cada lado del rio sujetando la soga mientras los otros cruzaban las bicis. Una vez del otro lado cruzamos otro arroyo mas pequeño y venia una trepada muy empinada, lo cual nos llevo un gran esfuerzo llevar las bicis hasta arriba, luego comenzaba un falso llano que nos llevaría hasta tres lagunas, lugar donde todos hacen base para encarar el avión. Habiendo pedaleado unos 45 min llegamos a 3 lagunas, hicimos campamento lo mas rápido posible para hacer el resto del viaje sin el peso de la carpa, ropa y bolsa de dormir, cargamos lo justo y necesario y salimos rápidamente para recuperar el tiempo perdido, cruzamos el rio las lagrimas sin problemas y luego venia un acarreo de piedras en el cual tuvimos que hacer con las bicis al costado, una vez arriba la senda costea el rio y se puede pedalear en algunas partes ya que siempre es arena o piedra, teníamos el dato de la expedición de trekking que desde tres lagunas hasta el avión habían 3 horas, así que sacamos cuentas y estábamos sobrados, subíamos y la senda cada vez se puso peor hasta llegar a ser completamente de piedra ya imposible de andar, seguimos con las bicis al costado y la senda se interno al lado del rio y se hacia casi imposible de seguir hasta que luego se perdió por completo, llegamos a la naciente del rio y teníamos dos opciones : a la izquierda parecía muy lejana para las 3 horas que nos habían dicho, a la derecha parecía mas lógico pero debíamos subir la montaña por una pared donde no había senda alguna , primero subió Hugo para ver que había allá arriba, como no bajaba todos empezamos a subir, cuando llegue arriba, luego de una hora de escalada con la bici al hombro miro para abajo y los veo a todos haciéndome señas que teníamos que volver ,levanto la vista y veo en la montaña de en frente se veía la senda que iba al avión, otra vez la gente de la expedición de trekking nos habían dado datos erróneos, parecía que les molestaba nuestra presencia en las bicis, baje y era obvio que ese día no íbamos a poder llegar ya que desde allí todavía teníamos 3 horas mas de subida hasta el avión, decidimos dejar las bicis y bajar caminando hasta el campamento 3 hs mas abajo y así lo hicimos, al otro día Domingo 2 de Marzo temprano volvimos a caminar las 3 horas hasta las bicis y allí cruzar nuevamente el rio las lagrimas, cargamos las bicis al hombro, nos esperaban 3 horas de caminata por senderos de cornisa , casi siempre con una pendiente de 45º fueron 3 hs interminables cada tanto una foto y mirar el precipicio que era impresionante, yo no miraba mucho ya que sufro de vértigo, pero las ganas de llegar eran mas grandes que el miedo a las alturas, subimos y subimos y seguimos subiendo hasta los 3650 mts y luego se pudo ver a lo lejos una bandera Uruguaya flameando, solo faltaban unos mts para lograrlo, las bicis habían hecho un hoyo en nuestros hombros pero el dolor desaparecía a medida que nos acercábamos, y por fin el lugar que tantas veces habíamos visto en fotos, una mezcla de alegría y tristeza, difícil de explicar, todos de a poco fuimos dejando las mochilas y las bicis y empezamos a leer las placas dejadas por otras expediciones y las de los sobrevivientes. Un lugar impresionante, el lugar no daba para festejos, solo para un abrazo entre todos por el esfuerzo realizado por llegar hasta allí, solo con un sentimiento en común, el respeto por el que no lo lograron y la admiración por los que pudieron salir de ese lugar imposible, sacamos fotos, pusimos nuestra humilde placa y emprendimos el descenso con la esperanza de volver otra vez.


El descenso en algunas partes es imposible, pero en otras se puede bajar si tenés muy buena técnica y así podes llegar hasta el rio, ahí tuvimos que caminar unos kilómetros para luego si el sendero de arena pedalear hasta el campamento, en la noche festejos y agradecimientos a las personas que nos apoyaron, y recuerdo a todos los que nos dijeron que era imposible y a todas las personas que nos pusieron piedras en el camino para que no pudiéramos llegar.
Al otro día Lunes 3 de Marzo todo era descenso desde 3 lagunas hasta el hotel, con algunas caminatas de lugares imposibles.


El grupo quiere ser responsable con esta expedición y decir que es un viaje durísimo donde sólo se puede andar un 50% en bici en subida, donde los senderos siempre son de arena y piedra, nunca se puede pedalear con comodidad, donde hay que cruzar 6 ríos de ida y 6 de vuelta y donde tenés que andar muchas horas con la bicicleta al hombro. Al regreso se puede andar casi un 80% si tenés buena técnica de descenso y sabes andar en arena y sobre piedras, no es un viaje fácil pero tampoco imposible, tenés que tener en cuenta que para hacer 25 km se necesita 1 día y medio, si no tenés ningún contratiempo, para darle fin a esta expedición el grupo quiere terminar con una frase que nos identifica

“ESTÁN LOS QUE LLEVAN AMULETOS, LOS QUE HACEN PROMESAS, LOS QUE IMPLORAN MIRANDO AL CIELO, Y ESTÁN LOS QUE SIGUEN CORRIENDO CUANDO LE TIEMBLAN LAS PIERNAS , LOS QUE SIGUEN JUGANDO CUANDO SE ACABA EL AIRE, LOS QUE SIGUEN LUCHANDO CUANDO TODO PARECE PERDIDO, CONVENCIDOS DE QUE LA VIDA MISMA ES UN DESAFÍO, SUFREN PERO NO SE QUEJAN PORQUE SABEN QUE EL DOLOR PASA , EL SUDOR SE SECA, EL CANSANCIO TERMINA PERO HAY ALGO QUE NUNCA DESAPARECERÁ, LA SATISFACCIÓN DE HABERLO LOGRADO, EN SUS CUERPOS HAY LA MISMA CANTIDAD DE MÚSCULOS , EN SUS VENAS CORRE LA MISMA SANGRE , LO QUE LOS HACE DIFERENTES ES SU ESPÍRITU , LA DETERMINACIÓN DE ALCANZAR LA CIMA, UNA CIMA A LA QUE NO SE LLEGA SUPERANDO A LOS DEMÁS, SINO SUPERÁNDOSE UNO MISMO” (PETE SAMPRAS - GANADOR DE 17 GRAND SLAM DE TENIS)